El Bosque de Barajas echa raíces

0

La popularidad de este proyecto aumenta entre los vecinos de Barajas desde que en 2010 Luis Calzada, su promotor, plantara el primer árbol

Llegará el día en que las sombra de los árboles impida que los rayos del sol lleguen al suelo, en que una nutrida colonia de pájaros ponga su banda sonora todas las mañanas, en que muchas personas se acerquen a saludar al árbol que plantaron cuando eran niños… Luis Calzada relata su sueño mientras nos explica sobre el terreno la labor que realiza casi a diario desde 2010 para que el Bosque de Barajas se afiance y se convierta en un referente para todo el distrito y, por qué no, para Madrid.

Los viejos del lugar llamaban a esa zona “Malagana”; era un vertedero a las afueras de Barajas, más allá de las últimas viviendas del barrio de Timón. La creación del Ensanche trajo aparejada la de la llamada Milla Verde, un parque forestal al que muchos vecinos van ahora a echar unos paseos. En medio de su paseo elíptico crecen varios esquejes de muchas especies arbóreas protegidos con unos cilindros de plástico para protegerlos de los conejos.

«El bosque tiene tres grandes enemigos –asegura Luis–; uno son los conejos, esta zona está plagada de ellos. Roen todo aquello que tienen a su alcance y estos pequeños árboles son idóneos para ellos. Otros enemigos, aunque parezca mentira, son los jardineros del Ayuntamiento de Madrid; pasa cada cierto tiempo para arreglar la zona y se llevan por delante algunos de los esquejes plantados».

El otro gran enemigo es, por supuesto, la sequía. «Otros años he empezado a plantar árboles en Septiembre u Octubre aprovechando las lluvias de otoño. Esta temporada no he podido plantar nada hasta este mes de Enero, cuando han caído algunas gotas», nos comenta Luis algo apesadumbrado. Durante estos años ha ido realizando surcos en la tierra para que, aprovechando la pendiente del terreno, el agua de la lluvia descienda por ellos llegando a todos los alcorques.

Bosque de Barajas

Creando un ecosistema

Luis nos enseña un montículo compuesto por piedras, ramas y algunos otros objetos. «Es una casa para insectos. Esto era un erial donde no había nada plantado y, por ello, tenía un ecosistema muy pobre. Mi idea es crearlo para que cuando el Bosque crezca esto tenga vida propia. Lo primero son los insectos; si hay insectos, vendrán pájaros y lagartos». Ahora sólo se ven algunos montículos creados por topos y topillos pero el proyecto para la recuperación del ecosistema incluye la instalación dentro de unos años de cajas-nido para pájaros y, casi un imposible, el regreso del lagarto ocelado, especie casi en vías de extinción.

Pero lo que más parece importarle a Luis, al margen de árboles y animales varios, son los niños, los adultos que disfrutarán el día de mañana de este singular espacio. El cercano colegio Margaret Thatcher ya ha concertado con él varias clases prácticas con los escolares para este curso. «Lo ideal sería que, dentro de varios años, se instalara un centro de interpretación del Bosque, en el que se reseñaran todas las especies que hay aquí plantadas y los animales que en él conviven –imagina Luis mientras prepara un agujero para plantar un madroño. Sería una pequeña aula para conocer la naturaleza dentro de esta gran ciudad».

Decía esto mientras se acercaba Herla con su numerosa familia. Había contactado a través del facebook con Luis para que sus hijos de corta edad plantaran su primer árbol. «Me parece una gran iniciativa –nos contaba mientras los retoños escuchaban las indicaciones de Luis–; siempre nos ha gustado la naturaleza y poder contribuir en un proyecto como este nos ha hecho mucha ilusión». Muchos vecinos de Barajas conocen ya el Bosque y no es extraño ver algunos carteles en algunos de los árboles plantados con la reseña de quien lo hizo.

Recuerda a tus seres queridos. Asociación vecinal Barajas

Recuerda a tus seres queridos

Hace poco, la Asociación Vecinal de Barajas, en la que Luis está asociado desde hace tiempo, difundía entre los vecinos del distrito una invitación para que quienes quisieran pudieran recordar a sus seres queridos plantando un árbol en el Bosque. La iniciativa ha tenido una buen acogida en el distrito y, sin duda, servirá para hacer que este proyecto, que en su día fue un pequeño sueño de un vecino, sea recogido por los vecinos del barrio como propio. Quizá queden años para que lo podemos ver, pero lo cierto es que el Bosque Urbano de Barajas ya ha echado raíces.

El futuro es alentador: el Ayuntamiento de Madrid ha incluido este singular bosque dentro del proyecto de Zona Forestal del Ensanche de Barajas a raíz de la propuesta que el propio Luis Calzada promoviera de cara a los presupuestos participativos de 2017.

NOTA: Los vecinos que deseen participar en este proyecto tienen que ponerse en contacto con la Asociación Vecinal de Barajas

Compartir.

Acerca del autor

David Carrascosa

Aunque mi barrio natal es, y siempre será, Ciudad Pegaso, quedé atrapado hace ya bastante tiempo en la seda de Barajas. Su gente, su patrimonio, su historia... son muchas cosas las que hacen que este distrito merezca ser un referente cultural para la ciudad de Madrid. En ello estamos; si te rajas, no eres de Barajas!!

Deja un comentario