Protejamos nuestro patrimonio

0

Se puede decir que Barajas es un distrito afortunado por muchos motivos. Entre ellos por el de contar con una riqueza patrimonial testigo de un gran pasado que, de cara al futuro, constituye uno de sus grandes potenciales. Gracias a este rico y variado patrimonio histórico, nuestro distrito podría llegar a ser un nuevo referente cultural para la ciudad de Madrid, al margen de los clásicos circuitos turísticos del centro.

Pero para que esto pueda ser una realidad, una adecuada política de potenciación del patrimonio debe conllevar la de su estricta conservación. El respeto al patrimonio histórico y su funcionalidad suele ser una dicotomía que no siempre se resuelve satisfactoriamente en el mundo de la arquitectura. El proyecto para la creación de un museo en el Palacio de El Capricho es un claro ejemplo.

Las obras para el nuevo museo que el Ayuntamiento de Madrid va a realizar en el Palacio de los Duques de Osuna, con el que se pretende proyectar la producción cultural de la Ilustración en España, se llevarán por delante los gabinetes que Francisco de Goya decoró con sus pinturas por expreso deseo de la Dª Josefa de Pimentel, duquesa condesa de Benavente. Aunque tales salas fuesen reconstruidas por la Escuela Taller de la Alameda de Osuna (1986-1992) dado el lamentable estado en el que se encontraba el edificio, no deja de ser una pérdida irreparable para el Jardín de El Capricho.

Tampoco ofrece garantías en este sentido el proyecto ganador para la creación de una plaza en la Huerta Valenciana, espacio en la parte trasera del jardín. El proyecto Ab Libitum, votado mayoritariamente por los vecinos del distrito tras ser seleccionado por un jurado, supone un severo revés para los restos históricos de esta zona. Preservar este importante patrimonio ha sido una de las razones por las que el Foro Local de Barajas ha creado una mesa para el seguimiento del proyecto. Esperemos que pueda ser modificado para que la futura Plaza de la Duquesa recoja el valor histórico de este ámbito.

Pero los problemas con la conservación del patrimonio no se circunscriben a los recientes proyectos en Alameda de Osuna. Muchos vecinos del Casco Histórico se siguen preguntando por el paradero de las antiguas columnas de la Plaza Mayor de Barajas, de la que hace unos años se celebró su IV Centenario. En 2006, y por su estado de ruina, hubo de ser derribado el edificio porticado situado entre las calle Camarillas y Aries. La empresa constructora Clement, propietaria del terreno, debe erigir una nueva edificación similar a la derribada, ya que así lo exige la normativa urbanística, pero es necesario que para ello se puedan utilizar las columnas de granito originales que sustentaron el pasaje porticado durante siglos. Pero para ello, hay que saber dónde están tales columnas, pregunta que hasta la fecha no ha tenido respuesta.

Así pues, la gran fortuna de que Barajas posea un importante patrimonio históricos lleva aparejada la responsabilidad de conservarlo. Los restos histórico son únicos y su pérdida es irreparable.

 

Compartir.

Acerca del autor

Infobarajas

Deja un comentario