Los subterráneos del Palacio de El Capricho

1

Viajes de agua del siglo XVIII, sótanos del siglo XVIII y galería de escape de la Guerra Civil

En este artículo vamos a referirnos a los espacios más desconocidos del Palacio de El Capricho, que son los subterráneos, ya que, entre otros destrozos que se están haciendo en esta joya de nuestro patrimonio, los subterráneos van a ser sometidos a unas obras que los van a degradar completamente, condenándolos también a ser para siempre inaccesibles al público.

subterráneos jardín capricho

Figura 1. Subterráneos del Palacio de El Capricho.

En el Palacio de El Capricho existe un viaje de agua, construido en el siglo XVIII por los IX duques de Osuna, que lo atraviesa de norte a sur y que servía para abastecer una fuente situada en un patio, al propio Palacio y a otra fuente situada bajo la escalera que lo comunica con el Jardín bajo o de la Fuente de las Ranas.

También hay dos sótanos históricos, construidos en el siglo XVIII y una Galería de escape subterránea realizada durante la Guerra Civil española (figura 1).

Además del gran interés histórico y arqueológico que tienen estos espacios, la legislación los protege, ya que el Palacio está catalogado con Nivel 1. Protección singular, es decir la máxima que se otorga a un edificio, según el Plan General de Ordenación Urbana de 1997 vigente, en su plano CA-62/1 de catalogo de elementos protegidos, con lo que se protege en su conjunto, con todos sus elementos, incluso los subterráneos. Concretamente, las Normas Subsidiarias de dicho Plan General, en su artículo 4.3.4. regula las actuaciones en estos edificios, considerando los de nivel 1. Singular aquellos “…que pueden considerarse, en todo o en parte, como elementos relevantes en la historia del arte y la arquitectura…”

La Ley 3/2013, de 18 de junio de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid, en su Artículo 3, “Los Bienes de Interés Cultural y sus categorías”, considera en su apartado f “Bien de Interés Etnográfico o Industrial” aquellas construcciones o instalaciones representativas de actividades tradicionales o vinculadas a modos de extracción, producción, comercialización o transporte que merezcan ser preservados por su valor industrial, técnico y científico”. Dentro de esta categoría se encuentra sin duda el Viaje de agua.

Por otra parte, en el año 2002 la UNESCO recomendó que se consideraran los Viajes de agua como Patrimonio de la Humanidad. De estos Viajes de agua tenemos un magnífico ejemplo en el jardín El Capricho, el Palacio y su entorno.

Vamos a analizar cada uno de estos subterráneos, comenzando por el Viaje de agua. Éste era un tramo o derivación de uno de los cuatro viajes de agua históricos que posee el jardín, cuya función era abastecerlo de agua para el riego. Los viajes son galerías subterráneas con pozos de registro o aireación que captaban el agua y la conducían, atravesando terrenos que actualmente se encuentran dentro del parque Juan Carlos I, hasta el jardín (figura 2).

viajes de agua el capricho

Figura 2. Trazado de los 4 viajes de agua históricos sobre fotografía aérea actual.

De estos cuatro viajes, dos de ellos, los denominados Viaje 1 y Viaje 1A, fueron construidos a finales del siglo XVIII por los duques de Osuna. El Viaje 1 es el que atraviesa el Palacio.

viajes de agua jardín el capricho

Figura 3. Plano del jardín El Capricho con los 4 Viajes de agua históricos.

Cuando la Escuela taller Alameda de Osuna (1986-1992) se hizo cargo de la restauración del jardín, encargó a un equipo de ingenieros y espeleólogos la exploración y estudio de los viajes de agua y los subterráneos. Este equipo elaboró un completo informe, acompañado de abundante documentación gráfica, que constataba el buen estado en que se encontraban dichos elementos.

Viajes de agua jardín capricho

Figura 4. Detalle del plano del equipo de espeleología, donde se ha destacado el Viaje 1 y su paso por el Palacio. El plano pertenece al informe elaborado por Miguel Fernández Tabera y Hermenegildo Triguero Ulibarri en 1987, que se encuentra en el Archivo de la Alameda de Osuna (AAO).

El Viaje de agua que atraviesa el Palacio fue documentado también por el equipo de la Escuela taller Alameda de Osuna. Debido a su alto valor arqueológico, se realizaron en él trabajos de excavación y entibado destinados a su conservación (figuras 5, 6 y 7):

Viajes de agua jardín el capricho

Figura 5. Fotografías de las galerías subterráneas del Viaje de agua del Palacio, realizadas por el equipo de la Escuela taller. AAO.

Viajes de agua jardín el capricho

Figura 6. Fotografías de las galerías subterráneas del Viaje de agua del Palacio y de los trabajos de entibado para su conservación, realizadas por el equipo de la Escuela taller. AAO

Viajes de agua jardín el capricho

Figura 7. Fotografías de las galerías subterráneas del Viaje de agua del Palacio y de los trabajos de entibado para su conservación, realizadas por el equipo de la Escuela taller. AAO

A pesar de toda esta información, incluida en el Plan Director de restauración del jardín El Capricho, que estableció los criterios a la hora de actuar en el jardín y en todos sus edificios, incluido el Palacio, este Viaje de agua ha sido absolutamente ignorado en el “Proyecto de obras de rehabilitación y museográfico en el Palacio el Capricho”, actualmente en fase de obras. Tampoco entendemos cómo no se han exigido por el organismo competente estudios arqueológicos antes del comienzo de las obras.

Respecto a los sótanos, el situado al norte posiblemente era utilizado por los duques de Osuna como fresquera o incluso para almacenar agua o aljibe, ya que hay unas troneras dispuestas para que el agua penetre en él. Está construido con ladrillo macizo de tejar y posee una magnífica bóveda rebajada, también de ladrillo macizo, que se conserva en perfecto estado (figura 8). En 2009 este sótano fue restaurado.

sótanos palacio capricho

Figura 8. Fotografías del sótano norte, antes y después de su restauración en 2009.

El sótano situado bajo el cuerpo este del Palacio, era conocido como “La bodega” porque en él se almacenaban diferentes productos para el consumo de los duques de Osuna, ya que hay que tener en cuenta que El Capricho era una casa de campo. De este sótano hay abundante documentación en el propio Archivo de la Alameda de Osuna que nos permite saber que fue utilizado para almacenamiento del vino que se producía en la propia finca.

Es un sótano muy alargado y con diferentes espacios, al que se accede por una escalera que se conserva todavía. Su construcción es a base de muros de ladrillo macizo y bóvedas de cañón, que se conservan en buen estado (figura 9).

sótanos palacio el capricho

Figura 9. Fotografía de la Bodega.

Aún se conservan en el interior de la bodega cinco grandes tinajas cerámicas empotradas en el suelo, así como sus elementos accesorios (figura 10), que otorgan a este sótano un valor indiscutible al amparo del citado Artículo 3, “Los Bienes de Interés Cultural y sus categorías”.

sótanos palacio el capricho

Figura 10. Fotografías de la bodega y las tinajas empotradas.

Estos dos sótanos en el citado proyecto no merecen más consideración que el de ser lugar de colocación de instalaciones, con su correspondiente cableado, elementos accesorios, picado de muros… y el consiguiente menoscabo y deterioro que esto lleva consigo. Concretamente sobre las bóvedas actualmente está pasando todo tipo de maquinaria de obra.

Finalmente, la Galería de escape es una de las construcciones, junto con el Refugio (conocido como Bunker de El Capricho o Bunker del general Miaja) que se conservan de las realizadas en 1937 durante la Guerra Civil, ya que El Capricho fue el Cuartel General del Ejército de Centro Republicano durante la contienda y el Palacio la sede del Estado Mayor de dicho ejército. Se ejecutó debajo de los despachos del general jefe (José Miaja Menant), para facilitar la evacuación del ala sur en caso de ataques aéreos.

Toda la Galería de escape está construida en fábrica de ladrillo visto con bóveda de cañón recto, de medio punto; es una galería estrecha, su longitud total es de 120 metros y se desarrolla a una profundidad media de 8 metros. A ella se accedía por una escalera desde el comedor del Palacio. Su estado de conservación es óptimo.

búnker capricho galería escape

Figura 11. Planta de sótanos del Palacio. Al norte el Refugio antiaéreo, conocido como “Bunker de El Capricho”, y al sur la Galería de escape.

galería escape palacio capricho

Figura 12. Sección de la Galería de escape bajo el Palacio.

La Galería de escape, al igual que los sótanos del siglo XVIII, en el proyecto indicado tampoco merece más consideración que el de ser el lugar de colocación de instalaciones, despreciando un elemento de arqueología militar fundamental de lo que ahora entendemos como “Memoria histórica”, al igual que el Refugio antiaéreo, más conocido como “Bunker de El Capricho o del general Miaja”, ya que ambos pertenecen a la misma época y tenían la misma función. Esto se suma a lo que hemos indicado al principio de este artículo respecto a la normativa vigente.

Estas actuaciones también transformarán estos subterráneos en espacios inaccesibles al público para siempre.

Se exponen a continuación, como muestra, alguno de los planos de planta sótano del “Proyecto de obras de rehabilitación y museográfico en el Palacio el Capricho”, con el que está llevando a cabo la obra en el edificio, los cuales ponen en evidencia el desprecio hacia estos espacios subterráneos del Palacio, protegidos por la condición de éste: Nivel 1, protección singular según el Plan General de Ordenación Urbana vigente, como se ha indicado.

museo duquesa osuna

Figura 13. Plano 17003-PE-A-IC-02 del proyecto. En el detalle vemos que las instalaciones invaden todo el sótano norte, del siglo XVIII, pasando tuberías por las bóvedas históricas y colocando en sus muros electrobombas, calderas y otros elementos para la calefacción por suelo radiante.

Figura 14. En el plano 17003-PE-A-IE-01 vemos las instalaciones de alumbrado y electricidad invadiendo los sótanos del siglo XVIII.

museo duquesa osuna el capricho

Figura 15. En el plano 17003-PE-A-IS-01 y en el detalle de la bodega vemos en planta y en sección las instalaciones de saneamiento del edificio invadiendo los sótanos del siglo XVIII.

En la figura 15 podemos comprobar que la bodega queda invadida por tuberías de saneamiento enterradas de 125 mm. de diámetro y que en el espacio donde se encuentran empotradas las tinajas, en la bodega, se colocan depósitos de plástico de 1 metro de diámetro, entre otros elementos de la instalación. Es decir, se utiliza este valioso sótano del siglo XVIII como “cloaca” del nuevo museo.

museo duquesa osuna el capricho

Figura 16. En el plano 17003-PE-A-IE-05 y en el detalle de la Galería de escape podemos comprobar, entre otras cosas, que la Galería de escape de la Guerra Civil también se ve afectada por las instalaciones, en este caso con el cableado y las cajas de la instalación de puesta a tierra.

No son justificables estas actuaciones con el argumento del cumplimiento del Código Técnico de la Edificación (CTE) vigente, ya que en edificios catalogados o con algún tipo de protección regulada a través de norma legal o disposición de ordenación territorial o urbanística, como es el caso, esté código es de aplicación, en cualquier tipo de actuaciones, siempre y cuando las obras de adecuación que conlleve la aplicación del CTE sean compatibles con el grado de protección del edificio afectado o de parte o elemento del edificio afectado (véase el documento “El nuevo Código Técnico de la Edificación -CTE- y la restauración arquitectónica. Primera fase: Estado de la cuestión”, editado por el Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España).

 

Compartir.

Acerca del autor

María Isabel Pérez Hernández

Dra. Arquitecta, profesora de la Universidad Alfonso X el Sabio, sus investigaciones sobre el Jardín de la Alameda de Osuna son el referente obligado para el conocimiento de todas sus vertientes: arquitectónica, paisajista, histórica...

1 comentario

  1. Por qué le llaman Búnker de Miaja, cuando en la guerra civil (en este y en otros casos) siempre lo llamaban refugio?

Deja un comentario