Ayuntamiento y Comunidad de Madrid avalan el Proyecto de Rehabilitación del Palacio de El Capricho

0

Mucho se está hablando estas últimas semanas del Proyecto de Rehabilitación y Musealización del Palacio del Capricho, hemos visto la noticia reflejada en todos los medios de comunicación y lógicamente esto ha hecho crecer cierta preocupación en los vecinos de Barajas.

La realidad es que tanto el Ayuntamiento de Madrid como la Comunidad de Madrid han dado el visto bueno a este proyecto que ha obtenido el dictamen favorable en la Comisión Local de Patrimonio Histórico en todas sus fases de presentación.

Pero hagamos un poco de historia para entender como hemos llegado al proyecto actual de rehabilitación. El palacio del Capricho o de la Alameda de Osuna es de titularidad municipal desde 1974, fue construido entre 1787 y 1798 como residencia de recreo de los Duques de Osuna, por impulso y deseo de Doña María Josefa Alonso-Pimentel, Condesa-duquesa de Benavente y Duquesa de Osuna. El jardín de la Alameda de Osuna, en donde se sitúa el palacio está declarado Bien de Interés Cultural (BIC), en la categoría de jardín artístico, y forma parte del conjunto histórico Bien de Interés Cultural (BIC) según la resolución del 24 de octubre de 1979, bajo la denominación de Jardín “El Capricho” de la Alameda de Osuna.

Fue la alcaldesa Manuela Carmena quien, desde su llegada al Ayuntamiento de Madrid, ha promovido e impulsado junto al área de cultura la necesidad de reformar el Palacio del Capricho y que continuará siendo de todos los madrileños, convirtiéndolo en un museo que difundiera los valores de la Ilustración a través de la figura de la duquesa de Osuna.

El proyecto de Obras de Rehabilitación y Museográfico en el Palacio “El Capricho” se adjudicó mediante concurso público de ideas, con intervención de jurado, publicado en el Perfil del Contratante el 11/05/2016. En el jurado participaron profesionales de reconocido prestigio de la arquitectura a propuesta del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid, de la Escuela Superior de Arquitectura de Madrid y del Ayuntamiento de Madrid, así como expertos en rehabilitación de edificios protegidos del Ayuntamiento y de la Comunidad de Madrid con voz y voto en la Comisión Local de Patrimonio Histórico además de especialistas de reconocido prestigio sobre paisajismo de la Alameda de Osuna. A este concurso se presentaron más de 50 proyectos.

Y llegamos al punto actual, el Anteproyecto se sometió a consulta en la Comisión Local de Patrimonio Histórico el 2 de diciembre de 2016 e iba acompañado de un informe de justificación histórica suscrito por el equipo redactor del proyecto, y en el que se incluía al historiador Óscar da Rocha. Como resultado de dicha consulta la propuesta de obras de restauración y rehabilitación se consideró viable, con prescripciones acerca de la solución de cubierta y del control arqueológico que han sido seguidas en todo momento.

El Proyecto Básico se elevó para dictamen de la comisión el 23 de junio de 2017, con resultado favorable y sin prescripción adicional alguna.

Finalmente, el 16 de marzo de 2018 se presenta a la comisión el Proyecto de Ejecución de Rehabilitación Integral, elevando a la misma todo el contenido del proyecto en licitación, y con descripción expresa de los criterios de restauración de los ámbitos y documentos originales. Se da cuenta en la misma comisión que se ha obtenido la preceptiva autorización de la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Comunidad de Madrid para el control arqueológico de los movimientos de tierras y lectura de paramentos y solados, expedida el 6 de marzo de 2018. El dictamen que se obtiene es favorable. También se recoge la solicitud de estudiar la reubicación del centro de transformación, ya que la contemplada en el proyecto perjudica los valores históricos y protegidos del muro de delimitación del jardín y afecta negativamente al entorno.

Y ahora volvamos a las lógicas preocupaciones de los vecinos, muchas de ellas provocadas principalmente por la falta de información; todos nos hemos quedado alarmados al ver un montón de escombros, es cierto, pero convendría saber porque se está realizando esa intervención y si realmente lo que se ha demolido tenía algún valor histórico, por lo que paso a reproducir lo que dicen los expertos y técnicos sobre este asunto.

La complicada y azarosa historia del edificio ha provocado que los restos conservados del edificio original sean actualmente muy escasos y de poca relevancia, ya que:

  • • Todos los forjados son modernos, realizados entre 1986 y 1993 por la Escuela-Taller.
    • Todas las cubiertas también son modernas, realizadas igualmente entre 1986 y 1993 por la Escuela-Taller.
    • Los principales muros del edificio original son los perimetrales, además de los que separan el gran vestíbulo del tramo central, que se conservan en la intervención.
    • La creación de este vestíbulo con su correspondiente escalera, realizados en tiempos de los propios duques, supuso en su momento la eliminación de muros y forjados del primitivo caserón para crear un espacio de doble altura.
    • Prácticamente, la totalidad de los muros interiores del tramo occidental desaparecieron en la segunda mitad del siglo XX.
    • Solo quedan restos de muros interiores, sin identificar exactamente, en el tramo central del antiguo caserón, aunque una parte fueron sustituidos, ampliados y modificados por la Escuela-Taller.
    • Para acceder a la Terraza oeste y recuperar su función original, es absolutamente necesario modificar la actual cubierta, realizada en el siglo XX por la Escuela Taller. Como ignoramos exactamente cuál era el sistema de acceso en los siglos XVIII y XIX, el nuevo que se introduzca será lo más discreto posible, sin alterar el volumen de edificio ni introducir elementos visibles desde la fachada de la columnata.
    • La modificación puntual de la cubierta este es precisa para la creación del núcleo de comunicaciones general del edificio, teniendo en cuenta que no se trata de un elemento materialmente original y que en cualquier otra localización afectaría a salas principales del palacio o si accediera directamente a las cubiertas su incidencia volumétrica en la envolvente seria mayor.

En concreto se interviene fundamentalmente en tres de los elementos que actualmente configuran el edificio: el espacio central del edificio en sus dos alturas para crear la caja de intercambios, la configuración de las cubiertas del lado oeste que da al jardín para posibilitar el paso al mirador del jardín, y la cubierta abuhardillada del lado este para dar cabida al núcleo general de comunicaciones del edificio. Estas intervenciones son además necesarias para ajustarse a la normativa de protección contra incendios y hacer que casi la totalidad del edificio sea accesible.

A esto habría que añadir que todas las intervenciones que se van a realizar en el palacio están justificadas de manera pormenorizada en la Memoria Técnica del proyecto, con arreglo al cumplimiento de la normativa urbanística de aplicación en cada caso. Toda esta documentación es de dominio público para todo aquél que la desee consultar.

Por lo tanto y para concluir, como en cualquier proceso de recuperación histórica, pueden existir discrepancias entre los expertos sobre el valor histórico de algunos elementos del palacio, pero el Proyecto de Ejecución de Obras de Rehabilitación y Museográfico en el Palacio de “El Capricho” para la Ciudad de Madrid tanto para la comisión de Patrimonio del Ayuntamiento de Madrid como para la Comunidad de Madrid cumple con la normativa correspondiente, y podemos estar seguros de que se va a llevar a cabo un minucioso proceso de restauración de todos los elementos históricos del palacio para que, más pronto que tarde, podamos disfrutar de esta joya del patrimonio de Barajas y de Madrid.

Diego González Toribio
Portavoz Ahora Madrid JMD Barajas

Compartir.

Acerca del autor

Infobarajas

Deja un comentario