Contra los bulos, las mentiras y la corrupción: Manuela Carmena.

0

Un día más, de un mes más, de un año más, mientras algunos intentaban desviar la atención mediática hacia la crónica rosa con el “chalecito” de Pablo Iglesias e Irene Montero y con el eco reciente de la dimisión de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, por falsedades y mentiras, se conocía la sentencia del caso Gürtel, la mayor trama de corrupción de la democracia española, y cómo no, con el Partido Popular involucrado.

La sentencia del caso Gürtel, no ha sido una sentencia cualquiera, tal vez nunca sepamos quien era M. Rajoy, pero lo que sí ha dejado claro la Sección Segunda de lo Penal de la Audiencia Nacional es, que se considera acreditado que entre 1999 y 2005 las empresas de Correa y el Partido Popular tejieron un auténtico y eficaz sistema de corrupción institucional a través de mecanismos de manipulación de la contratación pública central, autonómica y local a través de su estrecha y continua relación con influyentes militantes de dicho partido, los acusados, según la sala, tenían posibilidades de influir en los procedimientos de toma de decisión en la contratación pública de determinados entes y organismos públicos que dirigían o controlaban directamente a través de terceras personas.

Las consecuencias de la sentencia las conocemos todos, Mariano Rajoy ya no es presidente del gobierno, esta vez el apoyo de Ciudadanos no les ha funcionado para superar la moción de censura presentada por el PSOE y apoyada por una mayoría suficiente del Congreso de los Diputados.

Se abre un periodo de cierta incertidumbre, se espera, que en el poco tiempo que Pedro Sánchez sea presidente, sea capaz de hacer alguna modificación en las nefastas políticas que ha estado llevando a cabo el Partido Popular durante estos últimos años, precarizando el empleo o recortando en Educación, Sanidad o Investigación y Desarrollo, pero sobre todo, se espera que de una vez por todas se deje de “estrangular” a las administraciones con superávit como el Ayuntamiento de Madrid.

Por el contrario, desde que llego Manuela Carmena a la alcaldía de Madrid otra forma de hacer política se ha instalado en el Ayuntamiento, más abierta, más transparente, más social, y lo que es más importante, más eficiente gestionando lo que es de todos.

Toda la maquinaria destructiva del Partido Popular y de sus medios de comunicación afines, funcionando sin parar noche y día, manipulando y creando bulos o historias sin ningún rigor informativo, con el único propósito de sembrar dudas sobre el trabajo del Ayuntamiento de Madrid, no han sido suficientes para ocultar una realidad, otra forma de hacer políticas públicas es posible.

Participación Ciudadana, Foros Locales y Presupuestos Participativos.

Es un hecho insólito la cantidad de reuniones informativas o consultivas que se realizan para recoger las aportaciones de los vecinos, para saber cómo quieren que se desarrollen sus plazas, bibliotecas, polideportivos, jardines o bosques urbanos.

Nos achacan que los Presupuestos Participativos se ejecutan con lentitud, es cierto, la administración no es precisamente ágil en el manejo de esta ingente cantidad de propuestas ciudadanas, lógicamente es un proceso nuevo que necesita rodaje y mejoras, pero la realidad es que nunca antes los vecinos han tenido la oportunidad de decidir en que quieren invertir una parte del presupuesto de la ciudad, nunca, en más de veinte años de gobierno del Partido Popular.

Tanto es así que Decide Madrid, la plataforma de participación ciudadana del Ayuntamiento, ha recibido un Premio de Servicio Público de la ONU en su edición 2018. La distinción ha sido por afrontar el reto de “establecer modelos de gobernanza más abiertos, transparentes, participativos e inclusivos”.

Remunicipalizaciones.

El caso de la Empresa Municipal de Servicios Funerarios es especialmente curioso, en 1992, después de realizar obras por valor de 60 millones de euros, se decide ceder el 49% de la misma a una entidad privada por 60 céntimos de euro, pero no solo eso, la empresa privada, además de recibir el pago de los dividendos por poseer el 49% de las acciones, también cobraba un canon de gestión del 20% de los beneficios. Un negocio redondo para la empresa privada, que además dejó un déficit de inversiones de más de 23,8 millones de euros.

Desde que en 2016 el Ayuntamiento de Madrid recuperase la gestión de la Empresa Funeraria, a coste cero, ha presentado balance positivo todos los años, obteniendo un beneficio record de 4,1 millones de euros en 2017, está llevando a cabo un plan de inversiones de más de 36 millones de euros  para reparar daños en los cementerios, en edificios y elementos, en zonas perimetrales y en tanatorios y no tiene ningún tipo de deuda financiera.

Pero el caso de la Empresa Funeraria no es único, desde que la EMT asumió la gestión de BiciMAD las mejoras en este servicio han sido más que notables, con menos incidencias, incremento record de usos y equilibrio financiero.

Se está recuperando la gestión de los aparcamientos en la ciudad de Madrid que estaban privatizados, con el objetivo de destinar más plazas para residentes y obtener beneficios, que revertirán en la EMT.

Por poner un ejemplo, la concesionaria del parking de plaza de España pagaba un canon de 18.592 euros al año, mientras que con la gestión pública se estima que ganará más de 1,2 millones anuales.

Además actualmente continúa el proceso de remunicipalización del servicio de atención presencial de Línea Madrid y se podría afrontar la remunicipalización de Madrid Calle 30.

EMT, de su mayor deuda histórica a ejemplo de gestión.

Después de un largo periodo de dejadez por parte del gobierno del Partido Popular, sin inversiones, sin mejoras, con una flota de autobuses cada vez más envejecida y con un evidente aumento de fallos técnicos, o incluso con la supresión de líneas de autobús, la Empresa Municipal de Transportes tocó su mayor nivel de endeudamiento en 2013 tras 71 años de historia.

¿Qué ha ocurrido desde que gobierna Manuela Carmena?, los cambios son más que evidentes, se han comprado, y se seguirá haciendo hasta 2020, cientos de nuevos autobuses, la mitad de ellos de baja emisión contaminante, hasta una inversión total de 350 millones de euros.

Ya he comentado los beneficios que acarrea la gestión de nuevos aparcamientos públicos tras recuperarlos de la gestión privada, el Ayuntamiento prevé realizar inversiones de mejora y ampliación del sistema de control y gestión centralizada de todos los aparcamientos que gestiona la EMT, también he comentado las mejoras en BiciMAD desde que se cedió la gestión al Ayuntamiento, pero es que además la EMT destinará este año más de 9 millones de euros en para adquirir 1800 nuevas bicicletas e instalar 80 nuevas estaciones.

No me puedo olvidar de la ampliación de numerosas líneas de autobús,  la mejora de frecuencia de unas 40 líneas, la recuperación de otras eliminadas por gobiernos del Partido Popular y la creación de nuevas líneas que eran una reivindicación histórica en muchos distritos, como la línea SE722, Servicio Especial desde Barajas al Hospital Ramón y Cajal, que además de comunicar todos nuestros barrios también nos acerca a las estaciones de metro de Alameda de Osuna y Barajas.

Pero lo más importante de todo, este Ayuntamiento gobernado por Manuela Carmena va a destinar 74 millones de euros a la amortización total de la deuda financiera de la compañía, en otras palabras, dejará a cero la deuda de la EMT.

En solo tres años, la EMT se ha convertido en todo un ejemplo de gestión municipal.

El Bulo de las redes clientelares.

He empezado hablando en este artículo de como la sentencia de la trama Gürtel acredita la existencia de una red corrupta entre empresarios y miembros del Partido Popular para su propio beneficio y el de su partido.

Umberto Eco definía perfectamente los intentos de deslegitimar al adversario mostrando aspectos secretos de su vida exhibiéndolos como aparentemente ciertos, es lo que el denominaba “la máquina del fango”, pero esto no es un concepto nuevo, es el viejo “difama que algo queda”, y esa es la única pretensión del Partido Popular con muchos  asuntos cuya transparencia y legalidad con la que se desarrollan están fuera de toda duda, y no solo eso, se pone también en tela de juicio a trabajadores, técnicos y funcionarios del Ayuntamiento de Madrid.

Se critican los contratos firmados con entidades de Economía Social y solidara, un sector que componen 43.000 entidades distribuidas por todo el país, con 150.000 millones de facturación y dando trabajo a 8 millones de personas lo que representa el 10 por ciento del PIB.

En Madrid existen 7.300 cooperativas de empresas de economía social y solidaria, la más resistente en tiempos de crisis, que destruye siete puntos menos de empleos que otras fórmulas y crea un 80 por ciento de empleo fijo y a jornada completa.

Por lo tanto el fomento y apoyo a la economía social como un sector básico para el desarrollo económico equilibrado y la cohesión social de la capital es una prioridad para el Ayuntamiento, que ha puesto en marcha el Consejo Consultivo de la Economía Social y Solidaria de la ciudad de Madrid y prevé adoptar medidas concretas de apoyo, como convenios con entidades financieras de la economía social, avales para conseguir financiación, participaciones directas en el capital o subvenciones, entre otras muchas medidas de apoyo.

Hablan de la cantidad de contratos menores que ha firmado el Ayuntamiento de Madrid, un procedimiento que está regulado por una ley estatal y, en el caso del Ayuntamiento de Madrid, también por una instrucción más estricta que la norma general.

Comprar bombillas para un centro deportivo, contratar los servicios de un fontanero para una biblioteca, costear un viaje de trabajo, financiar la realización de una actividad puntual, garantizar el suministro de aceite para los coches, desarrollar una campaña específica.

El contrato menor es una fórmula legal pensada para conseguir mayor eficiencia y eficacia en la contratación. Los procedimientos son más simples y rápidos y el órgano encargado de la contratación tiene mayor flexibilidad.

Tanto el Partido Popular como Ciudadanos son expertos a la hora de montar campañas de desprestigio contra el Ayuntamiento de Madrid, seguramente para tapar procedimientos un tanto “particulares” en otras administraciones como la Comunidad de Madrid, y el tema de los contratos menores es un ejemplo claro y fácilmente desmontable con los datos en la mano.

  • El Ayuntamiento de Madrid realizó 14.321 contratos menores entre 2015 y 2017 mientras la Comunidad de Madrid adjudicó en el mismo periodo 1.273.406 contratos menores, 89 veces más con un presupuesto únicamente cuatro veces mayor.
  • Tomando el último año como referencia, la Comunidad de Madrid ha adjudicado más contratos menores que Valencia, Galicia, Cataluña y Andalucía juntas.
  • Contratos que suponen 1.987 millones de euros a la Comunidad de Madrid, en torno  al  15%  del  total  de  contratación, por apenas 75 millones para el Ayuntamiento, un 0,55% sobre el total de las contrataciones menores de los últimos tres años.
  • En la Comunidad de Madrid se da el caso paradójico de una farmacia que acumula más de 2.500 contratos desde 2015, a una media de cuatro contratos y unos 2.000 euros en adjudicaciones por día.

Y podría extenderme mucho más sobre esta comparativa de contratos menores, esos contratos que el Partido Popular y Ciudadanos denominan “contratos a dedo”, pero seguiría siendo una comparativa absurda, tan absurda que, según la prensa, algún partido en la Comunidad de Madrid estaría sopesando llevar el caso a los tribunales, este método de trabajo del gobierno del Partido Popular podría suponer un fuerte indicio de lo que se conoce como “troceo” de contratos, dividir en pequeñas contratas los servicios y compras, adjudicados de forma directa, que de otra manera deberían someterse a un proceso de licitación abierta, y todos sabemos la “mala suerte” que suele tener  el Partido Popular en los procesos judiciales.

Manuela Carmena.

En tan solo tres años ya se están viendo los frutos del trabajo realizado desde el Ayuntamiento de Madrid, es un trabajo complejo tras más de 20 años de gobierno del partido popular, no es sencillo asimilar nuevos conceptos, nuevas normativas y ordenanzas adaptadas y modernizadas, más justas, más sociales, más igualitarias o más respetuosas con el medio ambiente, un trabajo que además se ve continuamente obstaculizado por los contrarios al cambio, pero eso no nos va a detener, este país necesita mucha pedagogía y mucha regeneración democrática, pero sobre todo necesita más personas como Manuela Carmena, con una visión más transversal y más humana de cómo debe funcionar una administración pública. Gracias Manuela.

Diego González Toribio
Portavoz Ahora Madrid JMD Barajas

 

 

Compartir.

Acerca del autor

Infobarajas

Deja un comentario