Barajas, cuatro mil años de historia a través de la arqueología

0

Barajas BIC solicita a la Comunidad de Madrid la creación de un centro de interpretación arqueológica del distrito

La asociación cultural “Barajas BIC” ha solicitado a la Dirección General de Patrimonio de la Comunidad de Madrid la creación de un centro de interpretación para la divulgación pública del abundante patrimonio arqueológico del distrito de Barajas. A pesar de los importantes descubrimientos realizados gracias a la ampliación de aeropuerto (1998-2005) «los yacimientos de la vega del Jarama todavía son desconocidos para los vecinos de Madrid», aseguran desde la entidad.

«Divulgar todo este patrimonio arqueológico supone visualizar parte de la evolución cultural de la región de Madrid desde la prehistoria hasta el final de la Edad Media», señalan. Desde “Barajas BIC” se incide en el gran valor pedagógico que podría tener para el sistema educativo madrileño, ya sea a nivel de secundaria o universitario, y para la ciudadanía en general.

La asociación ha adjuntado a la solicitud un informe (“Barajas, cuatro mil años de historia a través de la arqueología”), apoyado en abundante bibliografía, en el que se realiza una introducción al valor arqueológico que atesora el distrito recogiendo los resultados más importantes de las investigaciones realizadas.

Son notorios, en este sentido, los hallazgos de asentamientos de la Edad de Cobre (Cerro del Castillo), Edad de Bronce (Las Quebradas y El Muladar), Edad de Hierro (El Malecón), periodo romano (El Rasillo y el Guijo), periodos visigodo e islámico (El Encadenado-El Soto, Las Charcas y la Huelga).

La Edad de los Metales

Los yacimientos arqueológicos datados desde el tercer milenio a. C. hasta la época carpetana, inmediatamente anterior a la romanización de la península, permiten estudiar la evolución de los poblamientos y el paulatino proceso de sedentarización de las comunidades prehistóricas. Las diferencias de emplazamiento entre los asentamientos del Calcolítico (Cerro de Castillo) y el del Bronce Pleno (Las Quebradas) permiten ver los cambios en el aprovechamiento económico del hábitat.

Asimismo, los enterramientos registrados en estos yacimientos dan cuenta de la progresiva evolución de la estructura de las comunidades: el tránsito desde sociedades asentadas en los grupos familiares hasta formas de organización tribal más complejas queda reflejado en la paulatina creación de necrópolis asociadas a los asentamientos a partir del Bronce Pleno.

La villa romana de El Rasillo

Uno de los yacimientos más importantes encontrados en el Jarama sea el correspondiente a una villa romana de la época bajo imperial (siglos III a V d. C), epicentro de una explotación agrícola que orbitaba en torno al gran centro urbano de Complutum (Alcalá de Henares). Su arquitectura se configura en torno a un gran patio central, con las estancias más nobles situadas al este (cerca del río o en la antigua playa fluvial) y las dependencias agrícolas o la parte rústica al oeste. Las casas parcialmente descubiertas cierran la esquina sudeste de este gran patio.

Las investigaciones arqueológicas en la zona no sólo se han centrado en la estructura de asentamiento sino que, a partir del estudio de los enseres descubiertos, se han podido llegar a importantes conclusiones acerca de la concreta realidad histórica de la villa en el periodo tardoromano (siglo V d.C.).

Visigodos y musulmanes: el proceso de islamización

En un tramo de la margen derecha del Jarama de poco menos de dos kilómetros y medio se encuentran los yacimientos de La Huelga, El Encadenado-El Soto y Las Charcas. Estas aldeas rurales de origen visigodo perduraron entre finales el siglo V, periodo inmediatamente posterior al desgajamiento de la Península Ibérica de la estructura política del Bajo Imperio Romano, y principios del siglo X, cuando el avance de los reinos cristianos hacia el sur hace de la actual región de Madrid su frontera.

Son notorios los cambios sociales y culturales en estas aldeas como muestra la evolución de modelos constructivos empleados entre los siglos V y VII. A partir del siglo VIII, según los registros arqueológicos, los habitantes de estas aldeas adoptarían rápidamente las pautas culturales y religiosas de los ocupantes musulmanes, como muestran las diferencias en el modo de realizar los enterramientos y el cambio de método en la creación de cerámica.

Compartir.

Acerca del autor

Infobarajas

Deja un comentario