El Bosque Urbano de Barajas, una escuela para los niños

0

El proyecto sigue dando pasos para crear un ecosistema propio; varias especies de insectos y reptiles ya se han asentado en la zona.

La primavera trajo abundante agua y, lo que era un terreno duro sobre el que crecían algunos pequeños arbustos, ahora es una verdosa pradera en la que éstos robustecen su tronco. No obstante, Luis Calzada, el promotor del proyecto del Bosque Urbano de Barajas, espera que las lluvias de otoño sean igual de generosas para que el suelo se humedezca y recoja suficientes nutrientes para aguantar el invierno.

Mientras tanto, el proyecto sigue los pasos previstos. El pasado invierno nos comentaba Luis que quería crear micro hábitats para los insectos, base del ecosistema, se asentaran en la zona. Hoy, varios túmulos de ramas cobijan algunas colonias de invertebrados y pequeños reptiles, como lagartijas y alguna culebrilla. El Bosque de Barajas ya tiene sus primeros habitantes.

Durante este puente, varios vecinos de Barajas se han acercado con sus hijos pequeños a echar una mano a Calzada en varias labores. Había que marcar los micro hábitats de hormigas, lagartijas, algunas arañas lobo y topos que oxigenan el terreno con sus galerías. Los niños, mientras ayudaban en las labores, atendían con atención las explicaciones que Luis les daba sobre la relación entre las plantas y crecientes árboles y los animales que poco a poco se iban asentando en la zona. Hay que decir también que los padres ayudaban y atendían de igual manera.

Luis Calzada también nos explicó cómo se desarrollan los champiñones a partir de la expansión circular del micelio, lo que se conocer en ámbitos micológicos como “corro de brujas”. También nos enseño a construir refugios para insectos y a colocar comederos para pájaros, que paulatinamente muestran su predilección por la zona.

Compostaje y abono

Ahora que se acerca la caída de la hoja, Luis nos recuerda que sería muy bueno para el Bosque Urbano que los vecinos que puedan y se animen traigan algunas bolsas llenas de hojas, ya que mucho más van a beneficiar su suelo sirviendo como abono que en un vertedero cualquiera. Nos recuerda que el terreno de esta zona es pobre en nutrientes y que es necesario aportárselos.

Y sobre todo, que los niños sigan interesándose por la naturaleza y el medio ambiente. El Bosque Urbano de Barajas se está convirtiendo en una pequeña escuela en la que se puede aprender cómo se crea un ecosistema desde sus inicios, algo que está al alcance de muy pocas personas en una ciudad como Madrid. En Barajas somos unos afortunados.

Para cualquier información sobre el proyecto, podéis escribir a asociacionvecinaldebarajas@gmail.com o visitar la página de Facebook del Bosque Urbano de Barajas

Compartir.

Acerca del autor

David Carrascosa

Aunque mi barrio natal es, y siempre será, Ciudad Pegaso, quedé atrapado hace ya bastante tiempo en la seda de Barajas. Su gente, su patrimonio, su historia... son muchas cosas las que hacen que este distrito merezca ser un referente cultural para la ciudad de Madrid. En ello estamos; si te rajas, no eres de Barajas!!

Deja un comentario