IkasaClass - Viviendas en Barajas

Desunión en vísperas de negociación

0

La masiva movilización de los vecinos de la Alameda de Osuna frente al proyecto de remodelación del Nudo Eisenhower ha sido modélica, no sólo por el impacto informativo sino que también por el tono constructivo de la misma hacia el Ministerio de Fomento. Tal ha sido así que este último ha paralizado el proyecto en lo que afecta a la Avenida de la Hispanidad con el fin de abrir un periodo de diálogo con las entidades vecinales que representan todo este malestar.

Se puede calificar de histórico que el Ministerio de Fomento acceda a negociar con los vecinos una solución para esta parte del proyecto, pues lo que siempre ha caracterizado a la cartera y a las entidades públicas de ella dependiente es la inflexibilidad. En Barajas hay una larga tradición, sobre todo en lo que respecta a AENA, de reivindicaciones estampadas contra el muro de la administración, por lo que la disposición negociadora por parte de la Secretaría de Estado de Infraestructuras supone una gran oportunidad para plantear alternativas que palíen el impacto medioambiental en Alameda.

Sería ingenuo pensar que el proyecto de remodelación de Nudo Eisenhower está pensado para ocasionar un deterioro irreversible en el medio ambiente de la zona. El embotellamiento del tráfico en este tramo y la inseguridad vial producida por las paradas en el tronco central de A-2 (pasarela de Ciudad Pegaso) hace necesario un replanteamiento de la situación con vistas a su mejora. Este interés general, sin embargo, puede ir en detrimento de ciertos intereses más específicos, igualmente legítimos, lo que hace necesario buscar un punto de encuentro entre ambos.

La reciente disparidad de criterios entre las entidades vecinales en el modo de abordar esta nueva etapa, abierta tras la notificación de Fomento de paralizar el proyecto, no debería ser obstáculo para que éstas replantearan sus posiciones de modo que pudieran presentar alternativas válidas al ministerio con el fin de buscar ese punto de encuentro. En una negociación, ambas partes deben estar dispuestas a ceder y desde la Secretaría de Estado de Infraestructuras se ha dado el primer paso en este sentido.

Que este hecho haya coincidido con las Elecciones General del próximo 28 de Abril tampoco debe ser motivo de distracción. Es normal que haya intereses políticos en mantener la movilización vecinal, pero esta es una actitud que se agota en el más corto plazo. El horizonte es el diálogo y, en el medio plazo, las entidades deberían plantear alternativas realizables para encontrar una solución que satisfaga a ambas partes.

FOTO: distrito21.com

Compartir.

Acerca del autor

Infobarajas

Deja un comentario