Universidad Popular de Barajas

Recuperemos la identidad de Barajas

0

Álvaro Ibáñez Encinas, vecino de nuestro distrito, nos habla sobre la importancia de recuperar hoy día la identidad de lo que, en tiempos, fuera la Villa de Barajas

“…Barajas ha sufrido en sus carnes (en sus tierras y en sus hombres) el mayor cambio que un pueblo puede sufrir, como es la pérdida de su propia personalidad, la difuminación de su historia, el olvido de sus antiguas tradiciones –tanto culturales como artesanales–. En resumen, la pérdida de sus propias raíces centenarias en aras de una nueva era de tecnicismos, con el aeropuerto como centro del cambio, así como de la especulación de su suelo, ayer trabajados en hermosísimas huertas familiares que abastecían las necesidades del pueblo, y hoy pasto de numerosas e incontrolables urbanizaciones, que han modificado –ya para siempre– tanto el panorama de sus espacios abiertos como las actividades diarias de sus habitantes. […] el resto de sus habitantes lo tienen como ciudad dormitorio, con lo que ello significa de alejamiento de sus costumbres centenarias, o su falta de implicación en los problemas diarios de la villa.”

Con estas acertadas palabras, Francisco Chimeno Díaz en su libro “Barajas: cien años de historia a través de la fotografía”, expone de manera excelente la pérdida de cualquier atisbo de cultura popular en nuestro distrito, salvo contadas excepciones que aun mantienen pequeños recuerdos de la tradición folclórica de nuestro pueblo. Este desapego hacia la cultura popular conlleva unas implicaciones que si bien podrían analizarse con mayor profundidad, quería destacar principalmente dos.

En primer lugar, los espacios en los que se desarrollan las actividades enmarcadas dentro de la cultura popular, no dejan de ser espacios sociales comunes que ofrecen un ocio alternativo, alejado de las dinámicas del ocio de consumo que impera principalmente en la juventud, el cual no deja de ser el único promocionado e impuesto desde las instituciones y la propia sociedad y que se puede resumir en el desplazamiento a centros comerciales, o el consumo abusivo de alcohol y drogas. No es casualidad que actualmente solo contemos con un único momento al año en que se celebran unas fiestas en uno de sus barrios, organizadas desde la lejanía de un ayuntamiento ajeno a los interés del Distrito, y en las que el ocio que se ofrece se encuentra de nuevo dentro de las mismas dinámicas mencionadas. Además de impulsar otras formas de ocio, estos espacios ofrecen el fomento de valores de solidaridad y cohesión social no solo a quienes hemos nacido en el Distrito, si no también de integración a la población inmigrante.

En segundo lugar, la ausencia de estos espacios comunes repercute en gran medida en el escaso tejido social del Distrito, que si bien existen diferentes asociaciones y colectivos como para sustentar un tejido social diverso, la ausencia de redes que conecten estas agrupaciones muestra la escasa implicación de los vecinos y vecinas en la vida social de nuestra población. Se hace indispensable la creación de espacios en los que estas agrupaciones puedan colaborar y estrechar lazos que permitan fortalecer las acciones y reivindicaciones que no pretenden otra cosa que mejorar nuestras propias vidas.

fiestas barajas antiguas

No queriendo alargarme demasiado, y dejando un simple esbozo de aquello que pretendo exponer, solo quiero remarcar las repercusiones que tienen la concepción sobre los espacios y la cultura popular en el pensamiento colectivo, y las oportunidades que surgen del trabajo en la creación de estos mismos. Si bien esto es un trabajo común y que atañe a todos y todas, creo que es la juventud del Distrito quien debe dar el primer paso, apoyándose en el consejo de quienes guardan la memoria colectiva del pueblo barajeño, de su cultura y de sus luchas a lo largo de estas décadas.

Alvaro Ibáñez Encinas
Vecino del distrito de Barajas

Compartir.

Acerca del autor

Infobarajas

Deja un comentario