Universidad Popular de Barajas

Sofía Miranda: «El Ayuntamiento de Madrid apuesta por bajar impuestos»

0

La concejala de Ciudadanos explica la política impositiva del consistorio para afrontar la crisis económica derivada de la pandemia

Un tsunami que estábamos viendo venir. Así describió la crisis posterior a 2008 la hoy presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde. Algo se debe de aprender de una crisis a otra, porque en aquel entonces se hablaba de subir impuestos, llenar las arcas estatales, acabar con el déficit, y desde ahí estabilizar la economía. Se aplicaron receta en dos direcciones. Algunos subieron impuestos, y otros como Estados Unidos los bajaron. A Europa le costó años entrar en expansión. A Estados Unidos no. Pero centrándonos solo en el Viejo Continente, en 2012 se volvió a plantear la misma dicotomía, e incluso el nuevo gobierno, en España, creyó de nuevo que lo ideal era una subida impositiva. Vendió lo contrario, pero acabó cediendo ante los consejos que ofrecían las distintas autoridades europeas. La carga fiscal sobre el trabajador, que en 2007 era de algo más del 71%, fue creciendo de manera que más del 85% de la recaudación del estado procede de la recaudación por IRPF. Son los asalariados quienes soportan la responsabilidad de llenar las arcas del estado, como demuestran los datos, y por lo tanto la defensa del empleo debe de ser absoluta cuando se piensa en una subida o bajada de impuestos.

Para no caer en la demagogia que puede suponer hablar de forma tan general, es importante hablar de que ambas recetas son válidas dependiendo del objetivo que se persiga. “Un tsunami que estábamos viendo venir”. El foco de la recuperación es lo esencial en cada crisis. Equivocarse es enfrentar mal ese tsunami, con las terribles consecuencias económicas que eso supone. El propio Fondo Monetario Internacional, cuando estuvo dirigido por Christine Lagarde, habló primero de austeridad, de elevar la presión fiscal a todos los niveles, y posteriormente de rebajar esa carga y de la necesidad de expandir el crédito. Lejos de ser una contradicción, primero el foco estuvo en la banca, después en la ciudadanía.

Vemos venir el tsunami y, desde el Ayuntamiento de Madrid, nuestra obligación es no equivocarnos en la respuesta. Independientemente de lo que haga el Ejecutivo central, es esencial estar a la altura de los madrileños, que con tanto sufrimiento luchan contra una pandemia que, en 2020, ha cambiado las perspectivas de crecimiento; de crecer por encima del 2% a caer por encima del 8%, con una tasa de paro en el 14,2%. A falta de dos meses por contabilizar el desempleo, y deseando que la campaña de navidad sea positiva, tenemos en Madrid casi 210.000 desempleados. Ellos son el foco. Ese es el empleo que debemos de recuperar. Los datos hablan de que los costes son excesivos en sectores como la hostelería o el comercio. Pagan demasiado cuando no hay ingresos. Por eso hemos vinculado rebajas de hasta el 50% en el IAE para aquellos negocios que mantengan el empleo en 2020 y 2021, y por eso rebajamos un 25% la tasa de basuras para determinados negocios: 118.000 para ser precisos. Pensando en incrementar el consumo, y en que, dentro de lo que supone tocar un impuesto proporcional, los ciudadanos también tengan una carga menor, situamos el IBI en el 0,46%.

Tratamos de hacer frente, en la medida de nuestras capacidades, al tsunami que con tanta claridad nos está golpeando este año, y buscamos una rápida recuperación. Una que evite el cierre de los negocios, porque muchos no volverían a abrir, y ese empleo tardaría más en recuperarse. La solidaridad demostrada por el pueblo de Madrid estos meses ha sido algo extraordinario a todos los niveles y, desde el punto de vista empresarial, la posibilidad de tener al personal en un ERTE sin tener que abonarlo ha evitado, temporalmente, esos despidos. Y ese debe de ser el foco de todos los que estamos inmersos en la política, evitar que los ERTEs deriven en despidos masivos por falta de actividad. Por eso el Ayuntamiento de Madrid apuesta por bajar impuestos en lo que dure este tsunami, para que los costes no sean un problema a la hora de mantener un puesto de trabajo. La rebaja del 100% en la tasa de terrazas para la hostelería es una buena prueba de ello. Alemania ha propuesto rebajas fiscales, temporales, por más de 40.000 millones de euros, igual que lo ha hecho Italia. España, de momento, rema en una dirección diferente. Pero en Madrid no podemos ser ajenos a la realidad. En Madrid no podemos equivocar el foco.

Sofía Miranda Esteban
Concejala por Ciudadanos en el Ayuntamiento de Madrid

Compartir.

Acerca del autor

Infobarajas

Deja un comentario